Del alma mía

De verdad

-Es que el cariño demostrado no se transa, no puedes suponer que alguien te quiere todo el tiempo, te lo tiene que decir, te tiene que tocar, abrazar, mirarte y decir “te quiero”. Yo ya no puedo con esto, en serio.

Se hizo una pausa y todo se sintió frío, ajeno, triste y calmo.

-Estoy tan cansada, es que tú no entiendes, yo estoy enamorada de ti y tú no… no sé, ya no quiero….

-¿No querís qué?

-Camilo, estoy cansada, quiero quererte pero no me dejas, no sabes cuán difícil es estar todos los días pensando en que tengo que tomar las cosas con calma, esto me sobrepasa, me angustia, Cami… mi amor, no, ya no.

-¿Qué significa eso?

-Ya no, sorry, me hace mal…me haces mal.

-Vale, no te vayas, dale

-No me hagas esto

Caían lágrimas que calentaban su rostro, mientras intentaba salir corriendo de tal situación, salir arrancando de todas las formas posibles, el pecho le latía con fuerza y sentía que se le iba a salir por la boca, sintió asco. Caminó hasta que se sintió mareada de la fatiga, entonces tomó una micro a su casa, todo daba vueltas y en sus oídos seguía retumbando el “Vale, te amo, no te vayas” del Camilo a sus espaldas, el día que decidió que merecía amar y ser amada, pero de verdad y no a medias.


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: